August 20, 2020

El primer Bitcoin estatal puede surgir en Suecia

A lo largo de la historia económica, Suecia ha demostrado que, si bien asume, humildemente su papel a escala mundial, lo cierto es que también es un país verdaderamente innovador en términos socioeconómicos.

Esta vez, el nuevo plan que están evaluando significa que el país ha entrado en el ámbito de los sistemas de criptomonedas. Sí, en Suecia hay serios debates políticos, académicos e incluso sociales sobre si el país debe comenzar a ‘crear’ su propio Bitcoin.

Aunque en el contexto de la economía global, generalmente ocupa un segundo plano, el caso es que Suecia es un país, que como todos ha cometido sus errores económicos, pero se ha convertido en un verdadero pionero en algunos aspectos y ha sentado las bases de la socioeconomía actual.

Suecia fué el primer país en adoptar papel moneda de curso legal, es decir, billetes sin valor intrínseco, pero billetes con un valor nominal respaldado por el país emisor. El hecho de que hoy en día habitualmente veamos billetes o monedas nos impide apreciar los enormes y desaprobadores cambios que se estaban convirtiendo en moneda de curso legal. Vale la pena recordar que existía un gran riesgo en este asunto y los suecos decidieron representar su corona sueca en el papel.

Hemos visto recientemente cómo Suecia se ha convertido en uno de los pioneros en adoptar una sociedad libre de efectivo. De hecho, el país se encuentra actualmente en un debate público sobre la adopción de esta medida electrónica.

El hecho es que, independientemente de si se convierte en un cambio socioeconómico o no, los suecos están entre los primeros en considerar dar un paso en la innovación socioeconómica. Independientemente del resultado final del debate y la posible marcha atrás de una sociedad libre de efectivo, hoy en Suecia solo el 2% del PIB se convierte en monedas o billetes en circulación, mientras que en Estados Unidos, Suiza o en la zona euro, la cifra representa alrededor del 10%. En Japón, esta proporción la han duplicado.

El nuevo Bitcoin vikingo ahora se acerca a la costa de Suecia.

Ahora, los suecos han vuelto a demostrar su valía por delante de muchos otros países en cuanto a planificación y progreso socioeconómico. En Suecia, están sopesando seriamente las ventajas, desventajas y riesgos de crear Bitcoin sueco.

En primer lugar, debemos decir que los suecos no son los primeros en considerar la adopción de criptomonedas nacionales. De hecho, el primer Bitcoin estatal viene de Venezuela que no solo es el primer país en considerar el tema, incluso ha decidido emitir el famoso Petro. Esta criptomoneda venezolana es de todo menos seria o poco confiable para depositar nuestros ahorros. Esta confiabilidad y la capacidad de adoptarla y usarla en cualquier transacción es exactamente lo que necesitamos para confiar el resultado de nuestro esfuerzo laboral.

Frente a las lucrativas ganancias de otros países, la propuesta de adoptar Bitcoin sueco es más real y seria. Por eso, hemos decidido traerte ahora este análisis.

Una fórmula de alta calidad con muchas incógnitas

El caso es que el Bitcoin sueco, solo con mencionarse sacude a los miembros actuales de la ecuación monetaria (como los bancos tradicionales), hay que despejar la incógnita que supone la adopción de una criptomoneda a nivel estatal. Dicho avance disruptivo forma parte de la ecuación, por lo que hay muchas soluciones posibles y dispares. Esta es la inmensa complejidad del problema: es imposible predecir con certeza todas las implicaciones socioeconómicas que pueda tener el adoptar las criptomonedas.

Los bancos suecos no están preocupados por las consecuencias socioeconómicas de integrar la criptomoneda, sino por los riesgos que puede traer a su modelo de negocio tradicional. Es cierto que la adopción de la tecnología de las criptomonedas tiene sus ventajas para todos, pero en su caso, pesa más el impacto potencial en su balance y en fortaleza actual.

Una de estas ventajas será profundizar en la tendencia que se inició en los países nórdicos con el surgimiento de una sociedad libre de efectivo. Después de todo, el Bitcoin sueco será otra forma de dinero electrónico. Por lo tanto, el dinero electrónico y la criptomoneda tienen ventajas obvias en cuanto a facilidad de uso, universalidad, velocidad de transacción y reducción del fraude. Obviamente, la criptomoneda sueca también asumirá esos riesgos técnicos y de seguridad nacional.

Otros factores diferentes del Bitcoin estatal.

Hay otros nuevos factores diferenciadores al adoptar la criptomoneda estatal frente al dinero electrónico. Dejo que el lector juzgue por sí mismo, si esto, solo es bueno para los estados o también para los ciudadanos comunes. El hecho es que el Bitcoin estatal pondrá el sistema de criptomonedas en una buena posición. El Bitcoin estatal devolverá a bancos centrales el protagonismo que ahora ven en riesgo con el Bitcoin actual que es descentralizado y completamente fuera de control.

El Bitcoin sueco, independientemente que se considerarse criptomoneda, sin importar qué tan basado en blockchain estuviese, permitirá de alguna manera al Banco Central de Suecia recuperar todo o parte del control de las monedas suecas que las criptomonedas descentralizadas actualmente le quitan. Recuerde que Bitcoin es, en última instancia, software y, por lo tanto, admite muchas implementaciones posibles.

No cabe duda de que uno de los requisitos funcionales de cualquier banco central es controlar en gran medida su emisión: en ello les va su poder, influencia y capacidad para regular la economía, que debe ser regulado de alguna manera.

Es una ilusión pensar que Bitcoin solo traerá beneficios idílicos y que no hay riesgos ocultos. Hay riesgos, y también existe la posibilidad de que te roben y saqueen todo el dinero. No es realista pensar que la economía puede autorregularse al 100%, ya sea en un modelo super liberal donde apenas existen agencias o países reguladores, o en un modelo descentralizado donde nadie puede intervenir si es necesario resolver un problema.

Bitcoin estatal ¿es realmente una buena idea?

Algunas regulaciones deben hacerse cumplir y con un Bitcoin descentralizado es casi imposible. La imposibilidad de hacerlo es un gran riesgo y probablemente acabe demostrando que la anarquía financiera no funcione del todo.

No pretendo discutir si esta anarquía financiera funcionará o no. Solo quiero decir que si resulta que no funciona, no habrá reglas posibles para usar Bitcoin y que después de la adopción a gran escala de la tecnología de las criptomonedas, la reversión será difícil y dolorosa, también considerando que los sistemas financieros de muchos países podrían ir a la quiebra en pocos meses.

De hecho, el Bitcoin estatal significaría abandonar muchos de los modelos más idealistas de los cyber-punks más visionarios de la década de 1990. Pero no es menos cierto que en la economía, saltar al vacío sin una red es un gran riesgo. La pregunta clave es si este riesgo es mayor o menor que la red del banco central.

Frente al inasumible riesgo de un posible colapso financiero, el Bitcoin de propiedad estatal parece ser una solución ideal entre el Bitcoin descentralizado y la moneda de curso legal actual. El Bitcoin estatal heredará muchas de las ventajas de Bitcoin descentralizado (compartiendo algunos de los riesgos) y heredará algunas de las características necesarias del papel moneda actual.

No puedo negar que algunas de las desventajas son las mismas, pero la conclusión es que una de la desventaja más importante es el riesgo de colapso socioeconómico. Existe un riesgo real del que la historia económica ya se ha dado cuenta muchas veces a lo largo de los siglos, recuerde que ahora estamos viendo una.

El Bitcoin estatal admite muchas funciones y requisitos técnicos y muchos niveles posibles de descentralización. El problema no es sobre el Bitcoin estatal, sino cómo sea finalmente implementado.

Fuente: Elblogsalmon